Entrevista a Elsyster Sánchez Barberena: “Ese 17 de octubre el silencio era terrible”

Periodista y escritora, Elsyster Sánchez Barberena tuvo una activa vida cultural en Piñeiro y Avellaneda. Jubilada como docente, durante años dictó un taller literario en varias escuelas de la localidad. Presidió el Encuentro de Escritores de Avellaneda y fue la Secretaria de la Comisión de Festejos a Piñeiro. Su recuerdo del 17 de octubre de 1945 que ella vivió como periodista recién recibida y que la marcó para siempre.

¿Cuánto tiempo hace que vive en Piñeiro?

Siempre. Nací aquí, en esta casona. Vivía con mis abuelos y mis padres. Gocé del barrio, como no creo que se pueda gozar hoy. Los chicos jugábamos libremente en la calle, sin divisiones ni discriminaciones sociales de ninguna especie. Concurríamos a la escuela pública, teníamos muchas aspiraciones, y varios llegamos a tener una carrera profesional. La amistad entre los vecinos que afortunadamente en Piñeiro todavía sigue. A mi me pasó lo que le pasó a muchos. Yo hice la escuela primaria acá, pero a partir del secundario mi vida estuvo más vinculada a la capital. No tenía vida social en Piñeiro, hasta que comencé a trabajar en el periódico La Voz del Comercio, que era el periódico del barrio. Después fui al Diario La Opinión en el año 45. En Avellaneda estaba el Diario La Libertad, que era radical y el diario La Opinión que era conservador. Allí comencé realmente a ejercer como periodista, tras haber estudiado en la Escuela Superior de Periodismo.

¿Había muchas mujeres en el periodismo en ese entonces?

No, de hecho en la escuela de periodismo yo era la única mujer. Por eso creo que mi padre a pesar de que se decía conservador no lo era. A mi me crió con mucha libertad, como si fuera un varón. Él fue el que impulsó que yo entrara a La Opinión y no a La Libertad. Después mi padre se volvió peronista. Para mi nunca fue conservador.

En 1945 ya era periodista, ¿dónde la encontró el 17 de octubre de ese año?

Yo volvía de la capital porque había ido a buscar una revista para la que trabajaba. Recuerdo muy bien que ese día llegué y dejé las revistas y fui corriendo hasta Pavón y Fraga. Yo era muy joven y no tenía la visón de estar presenciando un acontecimiento histórico. Yo fui a ver por interés periodístico. No puedo olvidarme a toda esa gente. Venían desde Lanús. El silencio que había era terrible. Las caras de bronca, la impotencia. Los puños cerrados de impotencia. Todo eso lo guarde. Yo de Perón sabía, pero no terminaba de entender lo que estaba pasando. Pero eso lo registre y recién hace tres años escribí una poesía sobre este tema. También recuerdo que mi padre estaba alborotado por lo que estaba pasando, estaba maravillado.

¿Cómo periodista usted ganó algún premio?

Si, en 1990 obtuve el premio Mariano Moreno  por un ensayo sobre el escritor de Piñeiro Joaquín Gómez Bas y es ahí que conozco a su hermana Judith. Este ensayo lo hice a pedido de mi marido que poco antes de fallecer me dijo que no me olvidara de hacer el ensayo. Él ya había conseguido todas las obras.

¿Cómo surge Encuentro de Escritores de Avellaneda que usted preside?

Mi familia era muy amiga de la familia del Doctor Dante Emanuel. Yo en mis tiempos juveniles lo conocí poco. Nosotros nos atendíamos con Mark Spangenber que era el que atendía a mis abuelos. Dante se recibe en 1940, me acuerdo porque en el mismo número de La Voz del Comercio sale que él se recibe de médico y yo de profesora nacional. Dante escribía, escribía muchísimo. Con el inicio de la democracia en 1983, en Avellaneda Luis Sagol es intendente y el secretario de Cultura es Roberto Rulli. Un día me propone que reúna a los escritores para formar una entidad que nos nucleé. Así nace Convidium, que en latín quiere decir reunión alrededor de una mesa. Una vez por semana nos juntábamos a cenar con varios escritores. Comíamos y el final era literario. Los principios de EDEA fueron y son libertad ideológica, religiosa y política. En la primer reunión queda como presidente Dante Emanuel. Luego por una necesidad nos trasladamos acá a mi casa.

ENTREVISTA REALIZADA EN 2004

EN CUALQUIER LUGAR

Mis ojos no estrenan nada

Tras el vidrio observo un paisaje conocido

¡No importa adónde!

Siempres es y será el mismo

Gente que camina afuera

Y adentro una taza humeante

Cargada de bohemia

Hace frio…

El oscuro néctar

Convoca fantasmas del pasado

Ellos siempres están allí

En el recinto acogedor de un café cualquiera

Aguardaron ovillados en la nostalgia

O en la filosofía cursi

De un porteño

Que contempla como yo,

Al carnaval disfrazado de feliz

Que de desfila frente a un vidrio

Sin prisa…

Como si fuera la última vez,

Tomo mi abrigo y salgo

Gesto también repetido

Con más de ayer que de mañana

Simbólica despedida que encierra

La consciente finitud de cada instante.

Acerca de Hernán Bravo

Director y fundador del periódico La Voz de Piñeiro desde 2003. Técnico superior en Periodismo egresado de TEA en 1998.

Ver todas las entradas de Hernán Bravo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.