LA COQUETA: LA HISTORIA QUE YA SE FUE

Nota publicada en 2007

La tienda La Coqueta es uno de los pocos comercios antiguos que aún continúa abierto en el barrio de Piñeiro. Está ubicada en Giribone 969 desde el 22 de octubre de 1938 cuando fue fundada por la familia Zaín. Familia de orígen sirio que vino a la Argentina empujada por la persecución turca hacia los católicos apostólicos ortodoxos.


La Coqueta estuvo primero en la avenida Rivadavia y luego en la calle Humberto 1º, siempre a metros de Galicia y cinco años en cada uno de los lugares. El local conserva todavía el mobiliario original y es atendido por los hermanos Elías y Felix Zain. Los estantes están repletos de mercadería: relojes, pilas, lanas, medias, lupas y una incontable cantidad de productos.
Es común encontrar a los hermanos Zaín, ya jubilados, jugando al ajedrez en el mostrador a la espera de algún cliente, que entran a cuenta gotas. No siempre fue así. Elías recuerda aún cuando en Piñeiro funcionaban esas fábricas que nucleaban a miles de trabajadores que compraban en los distintos comercios del barrio. «En Giribone había unos cuantos negocios y en Domínguez llegó a haber 104 comercios», cuenta.
«Gurmendi, Tamet, Conen, La Lanera Argentina, Eca, había también 15 curtiembres en la zona. Había mucha actividad industrial. Pasaba muchísima gente», dice Elías. Según cuenta, era habitual poner carteles con las ofertas para atraer a la clientela. «Para la década del 70 comenzaron a cerrar las fábricas, además los obreros perdieron poder adquisitivo», asegura.
Los hermanos Zain se criaron en el barrio y concurrieron a las escuelas y clubes tradicionales de Piñeiro, pararon en sus esquinas y bares e hicieron sus amigos y familias en el mismo. «Los sábados jugábamos al fútbol, después al bar de la esquina de Rivero y Giribone a preparar la salida de la noche. Íbamos a bailar a los clubes del barrio como El Ajedrecista, Ayerza, El Fortín y a Pienovi. Eran salidas tranquilas, no había peleas entre los muchachos», relata Elías.
Elías es un vendedor nato. Siempre con una sonrisa ofrece mercadería al cliente, que si se descuida llevará cosas que no tenía pensado comprar en ese momento. «Me críe haciendo esto, pero lo fundamental es tener paciencia», asegura. LLega Felix y se suma a la conversación que se va para otros rumbos

Acerca de Hernán Bravo

Director y fundador del periódico La Voz de Piñeiro desde 2003. Técnico superior en Periodismo egresado de TEA en 1998.

Ver todas las entradas de Hernán Bravo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.