HUELGA DE HAMBRE EN PAPINI EN 1959

Amplia repercusión tuvo durante la semana transcurrido el conflicto de la Nueva Cristalería Papini Hermanos, de Avellaneda, en la que trabajadores quieren impedir una maniobra patronal con la cual se pretende cerrar la fábrica y dejar en la calle a mas de 1.200 obreros, algunos de ellos con una antigüedad de más de 30 años.


En anteriores ediciones LA VANGUARDIA se refirió a este conflicto y transcribió la denuncia obrera en el sentido de que la patronal especula con la venta de la fábrica a un crecido precio, lo cual redundaría en beneficio de quienes poseen las acciones.

El problema se inició cuando la patronal, en un acto evidente de provocación, quiso cerrar una de las secciones de la empresa, desconociendo luego la resolución del Ministerio de Trabajo y Previsión de la Provincia de Buenos Aires, que declaró legal el conflicto y ordenó la reposición del personal en la sección correspondiente hasta que se arbitrara una solución. La empresa también se negó, pese a la decisión ministerial, a pagar a los obreros los salarios que les correspondían por tiempo trabajado.

Informose asimismo desde nuestras columnas que la patronal tiene ya en su haber el cierre de otra fábrica, Picardo, y que un grupo de trabajadores que integran el personal de Papini Hnos, había iniciado una huelga de hambre para oponerse a esa política, que intenta sembrar el hambre y la desocupación entre los obreros.

El martes último una delegación del personal de Papini Hnos, visito la sede del Partido Socialista y solicito el apoyo del Partido a la justa causa que defienden y la intervención personal del Dr. Alfredo Palacios, para tratar de buscar una solución al conflicto. Ese mismo día, en horas de la noche, una delegación del Partido Socialista, integrada por los compañeros Palacios, Muñiz -Secretario General del Partido-, Luna – Secretario Gremial- y Cogorno, visito al personal de la fábrica Papini Hnos. Conversaron allí ampliamente con los trabajadores y trataron infructuosamente de hacerles levantar la huelga de hambre.

En la mañana del viernes el compañero Palacios viajo a la ciudad de La Plata para efectuar diversas gestiones tendientes a dar solución al conflicto, pero exigiendo previamente, antes de hacerse cargo de la defensa legal de los trabajadores, que estos abandonaran la huelga de hambre. Conseguido esto, el Dr. Palacios tramito en Buenos Aires y en la capital platense la intervención directa de autoridades naciones y provinciales. Un representante del Presidente de la República (Arturo Frondizi) visito el establecimiento fabril para averiguar el estado de salud de los obreros que realizaron la huelga de hambre. El gobernador de la provincia, Dr. Oscar Alende, pidió a los obreros que una delegación lo visitara el domingo para conversar sobre el problema y el Subsecretario de Trabajo y Previsión de la provincia, quien también entrevisto al personal en el establecimiento, prometió que “a corto plazo habrá solución”.

El mismo viernes a las 13 horas se celebro, frente al edificio de la firma Papini Hnos, un hermoso acto público organizado por el personal obrero. La totalidad de los trabajadores de la empresa y una enorme cantidad de pública llenaron totalmente las adyacencias y siguieron, con entusiasta interés, la palabra de los oradores.

El acto fue iniciado por el obrero Manuel Méndez, quien señalo que en este conflicto está en juego toda la clase obrera argentina, “pues la medida tomada contra nosotros es la que se tomara luego con el resto de los trabajadores del país”.

El orador recordó que el ministro de Economía e interino de Trabajo y Seguridad Social, capitán Alsogaray, dijo en una oportunidad que los obreros piensan vivir como holgazanes. “Esto es demagogia”, expreso el compañero Méndez. “Alsogaray sabe bien que miente. En este problema, que determino la huelga de hambre, no estamos en conflicto, porque queremos ser holgazanes, sino porque queremos trabajar y defender nuestra fuente de trabajo”.

Afirmo luego que los patronos comercializan el esfuerzo obrero, “En Agosto trabajamos y no cobramos”, dijo. Alsogaray manifestó que hay malos patronos y malos obreros, agrego después, “Pero eso es mas demagogia aun, ya que de él depende que haya malos patronos que explotan a la clase obrera”.

La bandera argentina esta baja, y la de la piratería subida, la que representa a los capitales norteamericanos que invaden al país, expreso el orador, quien afirmo a renglón seguido: “Estamos hoy aquí presentes hombres que peinamos canas y recordamos los tiempos en que luchábamos contra los cosacos en Avellaneda. Creíamos que son tiempos habían terminado, pero ya vemos que no es así: hoy volvemos a tiempos peores que aquellos”.

Por último declaró que esa era una tribuna gremial y no política, porque el doctor Palacios, que lo seguiría en el uso de la palabra “es un paladín de la legislación del trabajo”.

La presencia del compañero Palacios ya había sido recibida con indescriptible afecto y entusiasmo por la muchedumbre que rodeaba la tribuna. Fueron muchos los que pujaban por aproximarse a él para abrazarlo y estrechar su mano y no pocos enjugaron una lagrima de emoción frente a la figura señera del infatigable luchador, tribuno. De él dijo un trabajador de Papini Hnos.: “Muchos de nosotros no compartimos algunas de las opiniones del doctor Palacios, pero reconocemos que ha dedicado toda su vida a la defensa de los trabajadores y del patrimonio nacional”. Y no cabe duda que así pensaba la totalidad del público que se apretaba en las inmediaciones de la tribuna levantada frente a la cristalería de Avellaneda. Una cerrada ovación lo saludo, cuando se dispuso a hacer uso de la palabra.

“He venido llamado por los obreros por un asunto doloroso que los patronos insensibles no quieren comprender”, dijo. “ellos se preocupan por las maquinas: las revisan, las aceitan…, pero desconocen que la verdadera máquina, el verdadero motor, son los obreros que con su esfuerzo llevan adelante a la Republica. A ellos hay que cuidarlos”.
Expreso que los obreros argentinos pueden sentirse orgullosos por la magnífica huelga de hambre de los esforzados obreros de Papini Hnos., que pusieron en juego su salud. Después de analizar la lucha que deben sobrellevar los trabajadores para asegurar su progreso y el del país, el compañero Palacios concluyo con las siguientes palabras: “Nunca he visto un movimiento de fuerza mas legal que este: a tal punto lo es, que le propio Estado patronal, lo declara legal”.

Habló a continuación el diputado nacional (UCRP) Juan Manuel Casella Piñero, quien dijo: “Estos muchachos de Papini que declararon la huelga de hambre por la posición intransigente de la patronal, han reivindicado al movimiento obrero argentino”. Después de otras consideraciones acerca de la situación que debe soportar la clase trabajadora, expreso: “Se han dictado en el país muchas leyes que forman parte de nuestra legislación del trabajo. Ninguna de ellas se cumple. Pero sí se cumplen, en cambio todas las leyes represivas, tales como la del Estado de Sitio, La Ley Marcial, etc.”.

Osvaldo Gavani, obrero de Papini, fue el siguiente orador. Agradeció las donaciones de dinero y vivieres ofrecidas a los trabajadores de la empresa por el vecindario, los obreros, las instituciones y hasta el comercio de la zona. Se refirió a la política de despidos que se está ejecutando en toda la Republica. “Esa política que comenzó en Papini – manifestó-, seguirá en todos los gremios”. Señalo que para frenarla en ese establecimiento sería necesario cumplir tres puntos: unidad, movilización total y espíritu de solidaridad. Con estos tres pilares -concluyo-, lograremos el triunfo. Firmes y adelante, que venceremos”.

A pedido del publico ocupo finalmente la tribuna el compañero Ricardo Cogorno, asesor legal que el Departamento Gremial del Partido Socialista puso a disposición del personal de Papini Hnos, quien hablo en nombre de nuestra agrupación. “Hace 37 años, esto era un simple taller – afirmó- Hoy es un establecimiento que ocupa cuatro manzanas. Eso no es obra de la patronal, sino de los trabajadores reunidos aquí, en esta asamblea”. Censuró luego a los patrones advenedizos que pretenden desconocer el esfuerzo realizado por los obreros, algunos de ellos durante más de 35 años de trabajo. “Quieren condenar a la miseria y al hambre a 1200 obreros que trabajan en la empresa -añadió- Esto no debe resultar extraño, pues está totalmente de acuerdo con la política del gobierno, que quiere desocupación, hambre y miseria para que los obreros se vean obligados a vender su esfuerzo a las empresas imperialistas cuya entrada al país preconizan las actuales autoridades. En este conflicto de Papini, se practico la ley del embudo, porque cuando los trabajadores hacen huelga, como en los días 23 y 24, el gobierno los persigue y los encarcela, mientras los patronos cierran sus fábricas negando el trabajo a los obreros y el gobierno se cruza de brazos y encoge de hombros. El conflicto de Papini no es local: tiene proyecciones y significancia para toda la clase trabajadora pues este problema es el problema en el cual se pretende involucrar a todos los trabajadores argentinos. Pero los patronos y el gobierno ignoran que los obreros no son maquinas ni esclavos sino que son hombres dispuestos a defender su dignidad y aquí en esta magnífica asamblea, esta la respuesta que dan a la maniobra los trabajadores de Papini”

El Estado de los Obreros que Hicieron la Huelga de Hambre

Once fueron los trabajadores que efectuaron la huelga de hambre destinada a resistir la maniobra antiobrera y antinacional de Papini Hnos. Son ellos: Eduardo Rutyna, Victorio Greco, Francisco Pavenal, Miguel Distegano, Roberto Calvín, Horacio Calvín, Alberto Alvarez, Raúl Troyon, Benigno Pais y Juan Pereyra.

Alfredo L. Palacios expresó, en el discurso pronunciado el viernes frente al establecimiento fabril, que en dos oportunidades había conversado con los compañeros que cumplían la huelga de hambre pero que ellos no querían en absoluto cejar en su firme determinación de proseguir la huelga hasta alcanzar una justa solución al conflicto. “No he tenido éxito”, agregó, “pero el estado de ellos es de una debilidad espantosa y deberán ser hospitalizados”.

A instancias del líder socialista, quien acepto la defensa legal del personal a condición de que se levantara la huelga de hambre, los trabajadores decidieron finalmente abandonar su heroico gesto de protesta. Nueve de ellos, sin embargo debieron ser urgentemente hospitalizados en el Policlínico del Vidrio. A las 15 horas del viernes fueron llevados en ambulancias hasta dicha institución, donde aun se encontraban el domingo. El médico de turno informo que su estado mejora lentamente, ya que no ingirieron alimentos durante un prolongado periodo. Declaro, además, que estaban fuera de peligro.

Sigue la Huelga de Hambre
• Protesta por la Disposición de una firma
• Actúa como Mediador el Dr. Alfredo Palacios
Volvió a hacerse presente hoy en la sede de Nueva Cristalería Papini Hnos, en Avellaneda, una delegación del Partido Socialista compuesta por los señores Alfredo L. Palacios, Ramón A. Muñiz, Lucio Luna y Ricardo Cogorno, quienes iniciaron conversaciones con los trabajadores de esa empresa que, como se sabe, está en conflicto “con motivo -dice una información- de pretender vender la fabrica, dejando en la calle a mas de 1.200 obreros, algunos de ellos con antigüedad mayor de 30 años”.

HUELGA DE HAMBRE
La representación socialista converso con los once trabajadores que en señal de protesta por la decisión de la empresa han declarado la huelga de hambre. Son esos trabajadores los señores: Eduardo Rutyna, Victorio Greco, Francisco Pavenal, Miguel Distefano, Roberto Calvín, Alberto Alvarez, Raúl Troyón, Horacio Calvín, Eduardo Calvín, Benigno País y Juan Pereyra.

CONFLICTO LEGAL
Una información suministrada por el partido Socialista (secretaria Muñiz) expresa que “la patronal especula con la venta de la fabrica a precio significativo, lo que redundaría en un gran beneficio para quienes detentan las acciones” y agrega que “se ha desconocido la resolución del Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, que declara legal al conflicto, negándose a abonar los salarios por tiempo trabajado por los obreros”.

EL ACUERDO PACTADO
Han finalizado victoriosamente su legítimo movimiento en defensa de sus derechos, los trabajadores de Nuevas Cristalerías Papini Hnos. Se ha firmado un acta -sujeta a ratificación por la asamblea del personal- mediante la cual la empresa se compromete a no despedir más obreros que los que han expresado su conformidad con tal medida, los que serán lógicamente indemnizados. Asimismo reabrirá de inmediato sus puertas y abonará el setenta y cinco por ciento del haber de vacaciones a los obreros que se vean momentáneamente afectados por la demora en poner en funcionamiento los hornos. Hay otras cláusulas en el acta que aseguran los derechos del personal y que la tiranía del espacio no permite detallar. El hecho es que, de una situación verdaderamente angustiosa, los trabajadores, con su unidad y decisión, han reconquistado sus justas posiciones y dado una magnifica lección a la rapacidad patronal.

EL DESARROLLO DEL CONFLICTO

En su entusiasta campaña en favor de los trabajadores de Papini, “LA VANGUARDIA”, ha publicado ya ampliamente todos los detalles de este conflicto. La casa Papini Hnos, decidió el cierre de una importante sección y se negó a pagar los salarios correspondientes a tiempo trabajados. Esta patronal que ya es responsable por el cierre de la firma Picardo, realizaba así un acto de evidente provocación. Ante la demora en obtener soluciones, un grupo de trabajadores – desesperados por la angustiosa situación- inicio una huelga de hambre que llevó hasta sus últimos extremos, levantándola tan solo cuando así se lo pidió el Dr. Palacios, cuya intervención había solicitado el personal el día 22 de setiembre.

Acerca de Hernán Bravo

Director y fundador del periódico La Voz de Piñeiro desde 2003. Técnico superior en Periodismo egresado de TEA en 1998.

Ver todas las entradas de Hernán Bravo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.