COMERCIOS QUE YA NO ESTÁN: LA PELUQUERÍA DE ROBERTO SOBRE LA AVENIDA RIVADAVIA

Hace uno poco más de treinta años desde que Roberto Montouto inauguró una peluquería al 300 de la avenida Bernardino Rivadavia, justo al lado de la heladería Triste. «Estoy alquilando desde el 2 de abril de 1982, el día de la recuperación de Las Islas Malvinas», afirma Montouto. Fecha difícil de olvidar, ya que terminaría en una guerra y empezaría el fin de una dictadura.


La peluquería aparenta más años de los que tiene, logrando conseguir el efecto deseado por Montouto a la hora de elegir la decoración. Los sillones son de la década del 30 y fueron comprados a un peluquero amigo. «El diseño al estilo antiguo de la fachada y la vidriera lo preparó una arquitecta amiga de la familia», cuenta Montouto.

Una antigua vitrina divide al salón en dos partes. En el mueble hay artículos de peluquería antiguos que Montouto colecciona, junto a algunos libros de páginas color sepia.


La profesión de peluquero la heredó de un tío que tenía una peluquería en Piñeiro por los años 40. «Me contaba que había muchas fábricas y que por esta zona había 17 peluquerías», cuenta casi incrédulo. El día de la nota llovía y todavía no había entrado ningún cliente al pequeño salón.


«La calle Domínguez era la más señorial de Avellaneda», repite Montouto, sobre el relato familiar seguramente varias veces escuchado. Si bien Montouto no vivió nunca en Piñeiro, su vida está íntimamente relacionada con el barrio. Su abuela vivía en el barrio y sus padres se conocieron en el Club Progresista. «Me contaron que también empecé a caminar ahí», dice. Es socio del club Regatas donde a los sesenta y nueve años todavía juega al tenis.


Al local de Rivadavia llegó por un amigo de Piñeiro que le comentó la existencia del mismo. Era dueño de la tienda Confecsur. Montouto atiende su peluquería de lunes a jueves. Sobre el barrio, afirma que le gustó la construcción del boulevard sobre la avenida Rivadavia realizado a través del Presupuesto Participativo. «Queda bien y ayuda a que los vecinos puedan cruzar», asegura.

Acerca de Hernán Bravo

Director y fundador del periódico La Voz de Piñeiro desde 2003. Técnico superior en Periodismo egresado de TEA en 1998.

Ver todas las entradas de Hernán Bravo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.