RELOJERÍA ARNOLDO: EN TIEMPO Y FORMA

Por Federico Belli

Sara Chocrón es la responsable del taller de relojería y joyería Arnoldo, ubicado sobre Galicia al 170 desde hace 40 años. Con 77 abriles, la comerciante se ocupa de poner pilas, correas y hacer arreglos en general desde las 9 de la mañana todos los días, excepto los domingos. Chocrón fue testigo de la historia de los últimos años de nuestro barrio desde su local.


Vino a Piñeiro junto a su esposo en 1975. Sara recuerda con cariño los inicios de su comercio en el barrio. “Vinimos con mi marido, Arnoldo Feldstein, desde Ramos Mejía. Piñeiro apareció como una oportunidad. Lo cierto es que teníamos familia en Avellaneda y nos queríamos venir para acá. Un día vimos en el diario la propiedad con casa y local. Compramos y nos mudamos el 24 de Marzo de 1975. Teníamos todo pensado y de a poquito nos fuimos instalando. Abrimos el local el 8 de Agosto del mismo año”.

Respecto de la dinámica del centro comercial, la titular del comercio se muestra conforme: “no me puedo quejar de la avenida. Tengo mi clientela, la gente que ya me conoce. Galicia cambió mucho a lo largo de los años, hay negocios nuevos. Poco a poco las cosas fueron cambiando, hasta yo misma reforme mi local. Hoy por hoy, hay de todo, es mucha la gente que sale a dar una vuelta y hacer las compras por la avenida”.


Consultada por el secreto de llevar adelante con éxito su comercio: “tenemos un muy buen nombre formado con años de trabajo honesto. Eso es lo más importante para el negocio. Atender bien, no engañar a la gente y por sobre todas las cosas hacer todo lo que tenga al alcance para dejar al cliente contento, las cosas en tiempo y forma. Trabajo con mi yerno y mi hijo que me hacen las composturas, los trabajos más finos. Yo hago arreglos en general, tengo 77 años y sigo trabajando, y lo voy a hacer mientras pueda”, aseguró. Por otro lado, la comerciante destaca el gusto por trabajar en la avenida: “ya le conozco las mañas al barrio. La realidad es que todos nos conocemos las caras, lo lindo es que con los años llegás a acercarte a los vecinos. Tengo clientes que pasan por mi local solamente para saludarme, para preguntarme como estoy. Es una suerte poder decir que hice muchos amigos acá”, explicó.


Sara también da su opinión de los últimos cambios realizados en Galicia. “Lo que hicieron en la avenida quedó lindo. La realidad es que no revitalizaron la avenida como podrían haberlo hecho. Además hay puntos claves a trabajar, cosas que siempre perjudicaron a comerciantes y vecinos. Las lluvias por ejemplo siempre fueron un problema, por suerte mi cuadra no se inunda, pero seguís caminando por la avenida y está todo inundado. Se pierde en mercadería que se arruina y en días que no se trabaja”.


Sara recuerda la historia del barrio a lo largo de los años, pero hay un tema en particular que parece evocar una notable sonrisa en su rostro. “En aquel tiempo veía a mis hijos Gabriel, Adriana y Guillermo jugar en la calle del barrio. Andaban siempre paseando, siempre jugando con sus amigos. En aquel entonces se dejaba a los chicos andar por ahí y una se quedaba tranquila. La realidad es que cambió mucho la forma de vivir desde que abrí mi local. Aunque en estos últimos veinte años se volvió un poco más inseguro, la verdad es que el barrio siempre fue tranquilo. Siempre fue muy lindo trabajar acá”, concluyó

Nota año 2017

Acerca de Hernán Bravo

Director y fundador del periódico La Voz de Piñeiro desde 2003. Técnico superior en Periodismo egresado de TEA en 1998.

Ver todas las entradas de Hernán Bravo →

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.